La palta (o aguacate) es una fruta tropical autóctona de Guatemala y México, caracterizada por su alto contenido de grasas y rica en fitoquímicos como vitamina E, carotenoides, polifenoles y luteína, compuestos asociados a una fuerte actividad antioxidante. 

Desde el punto de vista nutricional es una fruta altamente calórica debido a su alto contenido de grasas (alto contenido en ácido oleico, parecido al aceite de oliva), por lo que debemos tener en cuenta la porción adecuada a nuestras necesidades al momento de su consumo.

Dentro de los principales beneficios para la salud se destaca la mantención y mejoría de la salud cardiovascular. 

Además, es rico en múltiples vitaminas (K, C, E, B5, B6 y folato). Aparte de los nutrientes que aporta, ayuda a aumentar la absorción de antioxidantes de otros vegetales.

Por tanto la palta es un excelente alimento, rico en nutrientes que cuidan nuestra salud y que vale la pena incorporar, adecuandolo siempre a las cantidades que necesitamos individualmente!

Fuentes:

  • Vivero S Ariel, Valenzuela B Rodrigo, Valenzuela B Alfonso, Morales Gladys. Palta: compuestos bioactivos y sus potenciales beneficios en salud. Rev. chil. nutr. 2019  Ago;  46( 4 ): 491-498. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182019000400491&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182019000400491.
  • Ortega M. Valor nutrimental de la pulpa fresca de aguacate hass. Proceedings V World Avocado Congress (Actas V Congreso Mundial del Aguacate) 2003. pp. 741-748. Disponible en: http://www.avocadosource.com/WAC5/Papers/WAC5_p741.pd
  • Vazquez M. Los 10 mejores superalimentos e ideas para comerlos. 2016. Disponible en: https://www.fitnessrevolucionario.com/2016/12/03/superalimentos/

El termino microbiota se refiere al conjunto de microorganismos que habitan nuestro cuerpo. La microbiota del intestino humano es una de las más densamente pobladas.

Múltiples factores influyen en su composición: la alimentación, la velocidad del tránsito intestinal e incluso la vía de nacimiento (parto o cesárea) y el tipo de alimentación (seno materno o fórmula). Los primeros años de vida son un momento crucial para lograr una microbiota saludable. En el adulto, la alimentación es el factor con más importante.

El sistema digestivo tiene una gran influencia sobre la salud global. La alteración de estos microorgansimos puede conducir a enfermedad, ya que estas bacterias cumplen diferentes funciones:

  • Modulan nuestro sistema inmune 
  • Previenen el ataque de bacterias patógenas
  • Nos alimentan y protegen de enfermedad
  • Regulan nuestro metabolismo

¿Que aspectos de nuestra alimentación podemos cuidar para mejorar nuestra microbiota?

  • Alimentación variada, incluyendo probióticos (alimentos fermentados) y prebióticos (como la fibra y polifenoles)
  • Consumir suficiente fibra, como ser: beta-glucanos (presentes en avena y hongos), pectina (presente en frutas como manzana, pera o naranja), inulina (presente en verduras como cebolla, ajo y alcachofa), almidón resistente (en papas y arroz, especialmente al enfriarse), lignina (en la parte más dura de verduras como acelga o lechuga), mucílagos (presente en semillas de chía o de lino, en algunas algas y en los higos).
  • Consumir diferentes tipos de polifenoles, las verduras y las frutas son las fuentes de polifenoles más conocidas, pero también los encontramos en las especias, café, té, chocolate y aceite de oliva.
  • Reducir ultraprocesados, ya que alteran nuestro entorno bacteriano por que carecen de nutrientes que necesitan nuestras bacterias y contienen otros con que causan daños a nuestra microbiota.

Fuente:

  • M. Icaza-chávez. Microbiota intestinal en salud y enfermedad. Revista de gastroenterología de México. 2012
  • M. Vazquez. Salud intestinal. Disponible en: https://www.fitnessrevolucionario.com/salud-intestinal/