Hoy, 16 de octubre de 2018, la FAO celebra el Día Mundial de la Alimentación para fomentar la sensibilización y la acción a escala mundial en favor de las personas que padecen hambre y responde a la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos. Hoy, 821 millones de personas sufren subalimentación crónica.

Los conflictos, los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático, la recesión económica y el rápido aumento de los niveles de sobrepeso y obesidad están invirtiendo el progreso logrado en la lucha contra el hambre y la malnutrición.

Mientras millones de personas padecen hambre, 672 millones de personas sufren de obesidad y otros 1.300 millones tienen sobrepeso. Podemos cambiarlo.

El Hambre Cero significa trabajar juntos para garantizar que todos, en todas partes, tengan acceso a los alimentos seguros, saludables y nutritivos que necesitan. Para lograrlo, debemos adoptar un estilo de vida más sostenible, trabajar con otros, compartir nuestro conocimiento y estar dispuestos a ayudar a cambiar el mundo: para mejor.

LO QUE USTED PUEDE HACER PARA AYUDAR A LOGRAR EL #HAMBRECERO

Desperdiciar menos, alimentarse mejor y adoptar un estilo de vida sostenible son elementos clave para construir un mundo libre de hambre. Las decisiones que tomamos hoy son vitales para el futuro seguro de los alimentos. Le presentamos una lista de acciones sencillas para que lo ayuden a llevar el estilo de vida #HambreCero, para ayudarlo a reconectarse con la alimentación y con lo que representa.

AMAR SUS SOBRAS

Si tiene sobras, congélelas para más tarde o úselas como ingrediente para otra comida. Cuando almuerce en un restaurante, solicite media porción si no tiene mucha hambre o traiga las sobras a casa.

ADOPTAR UNA DIETA MÁS SALUDABLE Y SOSTENIBLE

Vivimos una vida acelerada y tratar de hacer hueco para la preparación de comidas saludables y nutritivas puede ser un desafío si no sabes cómo hacerlo. Las comidas saludables no tienen que ser elaboradas. En realidad, los alimentos saludables se pueden cocinar de manera rápida y sencilla usando solo unos pocos ingredientes. Comparta sus recetas rápidas y saludables con su familia, amigos y colegas.

COMPARTIR ES SOLIDARIO

Done alimentos que de lo contrario se desperdiciarían. Conozca las iniciativas existentes en cafeterías, tiendas o en su zona general para impulsar las asociaciones de ayuda alimentaria.

COMPRAR SOLO LO QUE NECESITA

Planifique sus comidas, haga una lista de la compra y cúmplala, y evite las compras impulsivas. ¡No solo desperdiciará menos comida, sino que también ahorrará dinero!

ALMACENAR LA COMIDA DE MANERA SENSATA

No deje que sus alimentos se desperdicien: mueva los productos más viejos a la parte delantera de su alacena o frigorífico y los nuevos al fondo. Una vez abiertos, use recipientes herméticos para mantener los alimentos frescos en el refrigerador y asegúrese de que los paquetes estén cerrados para evitar que entren los insectos.

APROVECHAR LOS DESPERDICIOS DE ALIMENTOS

En vez de tirar los desechos alimentarios, ¿por qué no hacer compost en su lugar? De esta manera está devolviendo nutrientes al suelo y reduciendo su huella de carbono.

MANTENER UNA CONVERSACIÓN CON LAS PERSONAS QUE LE RODEAN SOBRE EL RESPETO POR LA ALIMENTACIÓN

La alimentación nos conecta a todos. Ayude a las personas a reconectarse con la alimentación para adoptar un estilo de vida #HambreCero y lo que esto representa compartiendo sus conocimientos y pasión con las personas que lo rodean, en casa con su familia, con amigos

MANTENER NUESTROS SUELOS Y AGUA LIMPIOS

Algunos desechos domésticos son potencialmente peligrosos y nunca deben arrojarse a un cubo de basura ordinario. Elementos tales como baterías, pinturas, teléfonos móviles, medicamentos, productos químicos, fertilizantes, neumáticos, cartuchos de tinta, etc. pueden filtrarse en nuestros suelos y en el suministro de agua, dañando los recursos naturales que producen nuestros alimentos.

UTILIZAR MENOS AGUA

El agua es el ingrediente básico de la vida y no podemos producir nuestros alimentos sinella. Si bien es importante que los agricultores aprendan a usar menos agua para cultivar, también puede conservar agua al reducir el desperdicio de alimentos. Cuando tira la comida, está desperdiciando los recursos de agua que se utilizaron para producirla. Por ejemplo, se necesitan 50 litros de agua para producir una naranja. ¡También puede desperdiciar menos agua tomando una ducha en lugar de un baño, cerrando el grifo mientras se cepilla los dientes y reparando fugas!

CONOCER LA PROCEDENCIA DE SUS ALIMENTOS

El respeto por los alimentos también implica saber de dónde provienen y de qué están hechos. Conozca lo que está comiendo al revisar las etiquetas. Averigüe cuáles son los ingredientes insalubres y elija opciones más saludables. Cree un huerto en casa o participe en una huerta comunal para no solo tener acceso a alimentos nutritivos y sanos, sino también para saber cuánto se necesita para producir los alimentos de los que disponemos.

APOYAR A LOS PRODUCTORES DE ALIMENTOS LOCALES

Al comprar productos locales, se apoya a los agricultores familiares y las pequeñas empresas de su comunidad. También ayuda a combatir la contaminación, al reducir las distancias de entrega de camiones y otros vehículos.

ELEGIR FRUTAS Y VERDURAS DE ASPECTO FEO

No juzgue los alimentos por su apariencia. Las frutas y verduras con formas extrañas o magulladas a menudo se desechan porque no cumplen con los modelos estéticos arbitrarios. No se preocupe: saben igual, si no mejor. La fruta madura también se puede usar en batidos, zumos y postres.

COMPRAR PRODUCTOS ORGÁNICOS

La agricultura orgánica ayuda a que el suelo se mantenga saludable y conserve su capacidad de almacenar carbono, lo que contribuye a la lucha contra el cambio climático. Esté atento a los productos orgánicos y de comercio justo disponibles en sus supermercados locales o mercados de agricultores y apoye a los pequeños agricultores.

Fuente: FAO – Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Disponible en: http://www.fao.org/3/CA0580ES/ca0580es.pdf

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *